Una costumbre italiana que no pueden dejar de experimentar es el Aperitivo. Es una manera económica de disfrutar de un buen buffet de comida italiana  y de una bebida.

El aperitivo nació en Torino, Italia, en el 1786. Cuando Antonio Benedetto Carpano quiso introducir al mercado su nueva bebida, el vermouth, vino blanco aromatizado con especies. Desde Torino se extendió al resto de Italia, sobretodo en el norte y actualmente forma parte de la vida diaria.

Para el italiano común tomar un aperitivo al salir del trabajo es una buena excusa para relajarse y compartir con los amigos.